La poderosa figura del Merkaba y como activarla

simboliks merkaba geometria sagrada

El Merkaba o Merkabah, formado por dos pirámides entrecruzadas, se interpretaría como la unión del corazón, mente y cuerpo.

El merkaba es una poderosa figura sagrada que expande e integra la conciencia

Permite el desplazamiento interdimensional y alinea las estructuras de las que se compone el ser humano.

También llamado “Estrella de David tridimensional”, el Merkaba adopta geométricamente la forma de una estrella constituida por dos tetraedros, uno dentro del otro, opuestos en el espacio y que van acompañados de un movimiento de contra rotación.

El tetraedro de arriba corresponde a la parte masculina, a la mente humana, al Cielo. Su campo es eléctrico. Si uno se coloca dentro del Merkaba, el giro va por la izquierda, gira contra reloj.

El tetraedro de abajo corresponde a la parte fémina, al cuerpo emocional humano, a la Tierra. Su campo es magnético. Si uno se coloca dentro del Merkaba, el giro va por la derecha, gira como un reloj.

El concepto de Merkaba como vehículo de ascensión espiritual no es nuevo, sino que se encuentra en las enseñanzas herméticas.

En Egipto ya se conocía y en la literatura bíblica, apocalíptica y esotérica fue la fuente de conocimiento de los primeros místicos judíos de los siglos I y II de nuestra era.

Muchas de las claves del misticismo Merkaba se encuentran en el Libro de Enoc, las experiencias del profeta Elías conducido al cielo en un carro de fuego guiado por caballos de fuego y, sobre todo, en la visión del Carro de Jehová (Merkaba) de Ezequiel (1:4-26).

Debido a esta última referencia este tipo de misticismo judío, anterior a la Cábala, era conocido como La Obra del Carro, ya que fue inspirado por la visión de Ezequiel.

Los místicos con su Merkaba intentaron llegar al trono de la Divinidad, es decir, ascender para tener la experiencia de “Aquél que se sienta en el Trono” mediante una serie de meditaciones y rituales que propiciaran su propia ascensión espiritual.

Entre ellos figuraban formas internas y externas de contemplación (geometría y textos sagrados incluidos), vaciar la mente y concentrarse en la luz.

Esta rica tradición espiritual ha seguido desarrollándose hasta ahora y son muchas las personas interesadas en acceder a ese conocimiento para alcanzar niveles más elevados de conciencia y espiritualidad.

El Merkaba es un vehículo energético interdimensional que permite al ser humano unir el Cielo y la Tierra mediante un vórtice multidimensional.

FUERZA & ENERGÍA

Los místicos Merkaba intentaron llegar al trono de la Divinidad, es decir, ascender para tener la experiencia de “Aquél que se sienta en el Trono” mediante una serie de meditaciones y rituales que propiciaran su propia ascensión espiritual.

Entre ellos figuraban formas internas y externas de contemplación (geometría y textos sagrados incluidos), vaciar la mente y concentrarse en la luz.

Esta rica tradición espiritual ha seguido desarrollándose hasta ahora y son muchas las personas interesadas en acceder a ese conocimiento para alcanzar niveles más elevados de conciencia y espiritualidad.

GEOMETRÍA SAGRADA

Para activar el Merkaba se explica que se trata de un campo de energía cristalino integrado por geometrías sagradas que permiten alinear mente, cuerpo y corazón.

Este campo electromagnético de geometría sagrada se extiende unos 18 o 20 m alrededor del cuerpo y gira a gran velocidad –se supone que a la de la luz–, pero en la mayoría de las personas se encuentra inactivo por falta de atención y uso, o bien por la existencia de energías que lo bloquean.

Sin embargo, el Merkaba puede ser creado o activarse mediante limpiezas y correcciones de los campos electromagnéticos, curación y apertura del corazón y una combinación de respiraciones, mudras y movimientos oculares.

Durante el proceso queda restaurado, a la vez que se sanan y equilibran la mente, el espíritu y las emociones.

“Lo primero que debemos aprender es cómo limpiarnos energéticamente. Los conflictos emocionales van deformando nuestro campo energético y, si no nos saneamos, acumulamos un montón de basura.

Para eso tenemos que aprender a respirar prana y a crear dos esferas pránicas, una interna y otra externa. A continuación, hay que cambiar nuestra frecuencia y la calidad del prana inhalado”.

La respiración Merkaba

Se basa en visualizar un tubo de luz que atraviesa todo el cuerpo desde una distancia de un palmo por encima de la cabeza hasta un palmo por debajo de los pies pasando por la glándula pineal, lo cual permite entrar en contacto directo con nuestro Ser Superior para que emerja una guía clara y confiable:

“Te ofrece los medios para sanarte y ayudar a sanarse después a otros. Cuando un ser humano respira prana a través del tubo en vez de a través de la nariz y la boca, los centros superiores se abren y salen a la luz nuevas y extraordinarias posibilidades”.

ACTIVAR LA LUZ

Tras recargarse energéticamente y trabajar con el corazón para sanarlo de las consecuencias de los golpes que ha recibido en la vida, uno se encuentra en un estado óptimo para activar los campos electromagnéticos propios:

“Al principio estos campos van a girar a un tercio de la velocidad de la luz y van a formar un campo con forma de manzana.

Si aumentas esta frecuencia aún más, la energía adopta una forma elíptica. Éste es tu Merkaba”.

Fuente: Avalon Esoterismo
http://www.avalonesoterismo.com/el-merkaba