Cómo usar la Cruz Egipcia Ankh para Sanar

Cruz Egipcia Ankh simboliks

El Anj o Ankh (ˁnḫ) (☥) es un jeroglífico y un símbolo muy usado en la iconografía egipcia, cuyo significado es “vida”. También se la denomina cruz ansada (por la parte superior en forma de óvalo, lazo o ansa), llave de la vida o Cruz Egipcia. Es un poderoso símbolo energético.

Existen varias hipótesis acerca del significado del Ankh. Una de ellas afirma que la «T» de la parte inferior del Ankh representaría el órgano sexual masculino estilizado, mientras que el asa representaría el útero o el pubis femenino; simbolizando la reproducción, la unión sexual y la reconciliación de los opuestos.

También hay quienes comparan el Ankh con un plantador (de ahí el significado de «vida»). El asa recibe el nombre de asidero y la parte superior, un cartucho circular, sería donde iba la semilla para plantarla.

Otra teoría, es que la argolla superior simboliza el tiempo cíclico y los tres chakras superiores o espirituales del ser humano que constituyen los principios divinos femeninos. La parte horizontal es la representación del tiempo lineal, es decir, pasado, presente y futuro; la división entre lo femenino y lo masculino y el necesario equilibrio de ambas polaridades en todos los aspectos de la vida.

Alude también al cuarto Chakra como unidad y neutralidad. El tallo inferior correspondería a la estancia de los muertos “inferus”, representando también los tres Chakras inferiores que corresponden a los aspectos materiales y a los principios masculinos.

En el antiguo Egipto se representaba a los Dioses portándola como símbolo de su poder sobre la vida y la muerte, y su condición de eternos. Simboliza la búsqueda de inmortalidad, la vida después de la muerte y el renacimiento. Varios faraones portaron la palabra «Anj» en su nombre, entre ellos Tut-Anj-Atón (imagen viva de Atón) y Tut-Anj-Amón (imagen viva de Amón).

La Diosa de la alegría de vivir y de la muerte (Hator) daba vida con la Cruz de Ankh y, en muchos aspectos, este símbolo se relaciona con las Diosas Inanna, Ishtar, Astarté, Afrodita y Venus. Los egipcios reverenciaban la Cruz Ankh como un símbolo Espiritual y lo utilizaban mediante la práctica de la meditación egipcia Neb-Ankh, además de realizar diversos rituales de Sanación.

Los practicantes actuales de Magia Egipcia siguen utilizando este símbolo como un poderoso energizante y potenciador de sus ritos. También como llave para abrir la energía cósmica. Los sanadores lo utilizan para aliviar y curar dolencias y enfermedades.

El Ankh, en la actualidad, se considera un Talismán energético, un amuleto activo

Genera emisiones sutiles de radiación benéfica, detectable mediante métodos de la radiestesia. Se dice que es el Talismán más poderoso que se conoce, afirmando algunos que incluso es superior al anillo Atlante.

El Ankh, como ya se enunciaba anteriormente, es una llave para abrir portales a otros tiempos, espacios y dimensiones. Esto nos permite sanar eventos de otras vidas y/o traer la sanación o la mejor solución a un problema actual desde otra vida, plano o dimensión para instalarla en el aquí y el ahora. Nos conecta fácilmente con estos otros espacios, siendo una herramienta de alto poder en este aspecto.

Otra de sus funciones, es incrementar el poder de las consagraciones y taconizaciones. La consagración es el proceso mediante el cual se une un objeto, persona, ser vivo o lugar a una divinidad, condición que eleva su energía (Alama, 2016).

Se hace a través de un decreto hablado, en el que se pide que se otorguen beneficios (sanación, sabiduría, etc.) realizando movimientos dextrógiros (hacia la derecha) con el Ankh en la mano para asegurar estar imprimiendo esta energía de vínculo.

La taconización, por su parte, es un proceso que impregna la materia física con una cantidad incrementada de taquiones, que son partículas subatómicas que elevan la vibración, cambiando las propiedades cuánticas de los núcleos atómicos que componen la materia.

Al igual que en la consagración, se lleva a cabo a través de un decreto hablado, en el que se intenciona la taconización del receptor pidiendo que éste también adquiera atributos. El movimiento que se aplica en este proceso son las lemniscatas (signo de infinito) con el Ankh en todo momento, hasta finalizar el decreto.

Otra aplicación que le damos en Alama al Ankh es el sellado de fisuras del campo energético. Esto es, cerrar aquellas grietas que se generan a partir de emociones contenidas o manifestadas de manera impulsiva, magias de baja vibración y cortes físicos.

Estas grietas resultan peligrosas pues generan fugas de energía y permiten la entrada de entidades parasitarias y contaminación energética. Por esta razón, antes de sellar el campo energético, es necesario hacer una limpieza para eliminar la contaminación.

La Cruz de Ankh se utiliza también para limpiar entidades parasitarias

Es una poderosa herramienta para sellar el campo energético e impermeabilizarlo.

También sirve para armonizar chakras a través de lemniscatas. Ésta es una aplicación importantísima si tomamos en cuenta que nuestros chakras pueden estar disarmónicos, sucios, rotos, con su potencia o el sentido de giro alterados, desalineados o cerrados. A través del diagnóstico con el péndulo, podemos identificar los chakras con los que debemos trabajar y repararlos eficientemente con el Ankh.

El Ankh además se utiliza para limpiar tierra de cementerio, frecuentemente utilizada en las Artes Oscuras para hacer brujerías. Se emplea también para desimpregnar y transmutar egrégores, memorias energéticas y cordones energéticos de baja vibración.

Una aplicación importantísima que se le da en Alama al Ankh es la de energizar los órganos generales y sexuales cuando están funcionando bajo el 75% de su potencia. Por esta razón es de muchísima utilidad en el tratamiento de la fertilidad.

Referencias: Material “Formación en Terapia Alama” 2017 https://www.campusalama.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *